La ciencia como motor del futuro

La ciencia y la investigación no pueden vivir de espaldas a la Universidad.  Es precisamente la promoción, el desarrollo y la calidad de la actividad investigadora lo que preocupa a todos los que son conscientes de la precaria situación que está viviendo la ciencia española en estos momentos. Sin embargo, la cuestión es que esta situación no solamente debe alarmar a las personas relacionadas con el ámbito científico, sino a toda la sociedad, porque sin la ciencia no hay avance.

¿Qué futuro le espera a la ciencia con el partido político que gane las próximas elecciones del 20 de diciembre? Para responder a esta pregunta, la Plataforma de Investigadores de la UCM organizó el debate “La Ciencia como motor de futuro”, donde diferentes representantes políticos explicaron el lugar que ocupa la ciencia en sus respectivos programas. Las preguntas del debate en la voz de Manuel Seara, moderador del debate y director del programa de RTVE “A hombros de gigantes”, contenían diversos temas planteados por los investigadores de dicha plataforma.

Antes de comenzar el  debate, el moderador esbozó resumidamente el panorama lamentable que viven la ciencia y los investigadores en España.  El último informe de la Fundación COTEC destaca que el gasto en I+D ejecutado en nuestro país fue en 2013 de 13.000 millones de euros,  un 2, 8 % inferior al año anterior. “Sin inversión no hay ciencia pero sin unas condiciones mínimas tampoco”, señaló. A esta cruda realidad se suma que tenemos la inversión y el personal de hace más de una década. “Muchos de los aspirantes a ocupar ese puesto de científico pasan buena parte de su vida en contratos pre y postdoctorales a la espera de convocatorias que se retrasan o, mucho peor, que no llegan”, expresó Seara. “La ciencia es extrañamente competitiva; para estar a la vanguardia mundial tienes que invertir en I+D, y se necesita una estrategia nacional”, añadió el moderador.

A continuación, se presentaron algunos de los planes de cara a la próxima legislatura. En lo relativo al lugar que ocupará la palabra ciencia en el frontispicio de un edificio ministerial, María Jesús Moro, diputada del Grupo Popular por Salamanca, expresó que es una decisión del presidente del Gobierno, pero que el compromiso del PP en materia de ciencia comienza precisamente con la mano tendida al acuerdo sobre ella. Juan José Moreno, ex director general de Transferencia de Tecnología y Desarrollo Empresarial en el MICINN, en representación del PSOE, enunció las medidas que proponen, como la presencia de un consejo asesor, una mayor implicación por parte del presidente de Gobierno, y un ministerio donde la ciencia sea realmente importante. Emilio Criado, representante de Izquierda Unida, indicó que en el programa de su partido está la creación de un ministerio de Educación, Ciencia y Tecnología que concentre las competencias de I+D. Por su parte, Fernando Broncano Rodríguez, catedrático de Lógica y Filosofía de la Ciencia en la Universidad Carlos III, expresó desde Podemos que hay un problema a largo plazo con la ciencia española en su relación con el tejido social, productivo, económico y cultural. Habría que trabajar en dos terrenos: la inversión y la transformación de la gestión científica. José María Rojas, coordinador Nacional de Política Científica de Ciudadanos, manifestó que la ciencia no es solo un motor económico, sino también un elemento social muy importante. Igualmente, señaló la necesidad de conseguir un pacto estatal de la ciencia y propuso un  comité para su desarrollo que asesore en todos los aspectos al gobierno.

Durante el debate, resultó destacable la intervención de José Manuel Torralba Castelló, Director General de Universidades  e Investigación, que manifestó el margen de actuación que tiene la Comunidad de Madrid  para incrementar la inversión.  Del mismo modo, apuntó que desvincular la ciencia de la educación no tiene sentido, cuando el 75% de la producción científica depende de la universidad. Además, quiso enfatizar que se  trata de recuperar lo que había en 2009 a través de un sistema de financiación distinto al actual.  Así, señaló la disposición a llegar a acuerdos. Además, expresó que las universidades públicas recibirán el año que viene entre 60 y 70 millones de euros. También, en cuanto a la Comunidad de Madrid, mencionó la pérdida de competitividad en la atracción de fondos europeos.

El hecho de que la edad media de los investigadores españoles esté en 54 años suscitó las preguntas: ¿Qué medida harían para rejuvenecer la plantilla? ¿Y para parar la fuga de cerebros?.Cada partido la abordó desde diferentes perspectivas: Broncano, desde Podemos, declaró que plantean una carrera científica como plan de vida. Habló de la necesidad de resolver la situación de los profesores asociados; su intención es que ninguna universidad tenga más del 10% de este colectivo .Emilio Criado expresó que Izquierda Unida pretende un aumento del 50% del personal dedicado a I+d. Sobre la actuación del actual gobierno consideran que: “No fue capaz de garantizar que entre el paso de postdoc y la entrada a la plantillas hubiese un escenario claro de oferta de plazas”. El representante del PSOE quiso dejar claras las cifras: “Se han perdido 12.000 investigadores en los últimos cuatro años. Se calcula que un 35% de los investigadores españoles están fuera de España trabajando (…)”. Su propuesta es un plan de recuperación y consolidación de talento. Tienen pensado recuperar en cuatro años 10.000 investigadores. La diputada del Partido Popular por Salamanca señaló la predisposición a realizar una mejora en la planificación de recursos: “La idea es seguir con una línea que se ha abierto para desarrollar una carrera investigadora mucho más flexible”. A lo que añadió el compatibilizar el crecimiento en los contratos Ramón y Cajal a través de procesos de selección más ágiles.  Desde Ciudadanos, se habló de medidas para subsanar las graves deficiencias existentes y de la necesidad de una tasa de reposición. Para ello, “Es necesario una reforma de la carrera investigadora con medidas “antiendogamia”, favoreciendo el merito”, matizó Rojas.

El debate se cerró con una sucesión de preguntas por parte de unos asistentes un tanto decepcionados por  las respuestas de la mesa. Quisieron resaltar que en España se hace mucha ciencia pero que, sin embargo, esta no tiene el impacto que se merece. No sabemos si este debate influirá en la decisión del próximo domingo; lo único que podemos esperar es que, gane el partido que sea, no se olvide del papel tan importante que desempeña la ciencia en el funcionamiento y el progreso de un país.