El encuentro de Costa-Gavras con España

Un día antes de la investidura de Costa-Gavras como “Doctor Honoris Causa”, tuvo  lugar en la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid un encuentro extraordinario del cineasta con un público incondicional. En la sala se hallaban Carlos Andradas, Rector de la UCM y Fernando Lara, ex Director General de Cine y 20 años director del Festival de Cine de Valladolid. Tras la proyección de la premiada Missing (1982), la presentación del acto estuvo a cargo de la Vicerrectora de Extensión Universitaria, Cultura y Deporte, María Nagore. La Decana de la Facultad, Carmen Pérez de Armiñan, dio comienzo al interesante coloquio que contó con el enriquecedor testimonio de este gran maestro del cine.

Los participantes de la mesa, el profesor José Antonio Jiménez de las Heras y Ricardo Jimeno, experto en la obra de Costa-Gavras,  resaltaron “el impacto social y político más allá del hecho cinematográfico”. Asimismo, se señaló la clave del ritmo – “un ritmo narrativo increíble”-  en la obra del cineasta. Fue muy interesante para la sala conocer el origen de su vocación cinematográfica. Así, mencionó que cuando era joven, se dio cuenta de que el cine no trataba historias verdaderas, de manera que pensó que algún día habría que hacerlas.  Con esa férrea voluntad, Costa-Gavras lo hizo posible. El director griego explicó que no hay que hacer películas para el público porque sería imposible complacer a millones de personas y aclaró: “Hago las películas como yo querría verlas”.

En el encuentro, se expusieron los detalles acerca de Missing, que narra la historia real sobre la desaparición de un norteamericano durante el golpe de Pinochet y denuncia la colaboración de los Estados Unidos en el derrocamiento de Allende. Esta película que supuso un punto de inflexión en su filmografía, fue recibida positiva y negativamente por los americanos, según relató Costa-Gavras. Asimismo, contó, anecdóticamente, que pensó en realizar el rodaje de la película en Barcelona-incluso Felipe González le dio las direcciones- aunque, finalmente, se  grabó en México.  Entre la audiencia al acto, un asistente chileno quiso expresar al director que Missing es, para ellos, un signo de memoria histórica.

En el turno de preguntas, los oyentes manifestaron su admiración por la aportación fílmica y la lección de ética de la obra  del cineasta.  En respuesta a las numerosas cuestiones planteadas, el octogenario director enfatizó el problema que existe en Europa, donde “La financiación de las películas depende de los bancos, las televisiones y los Estados”. El director de Estado de sitio añadió: “En el contenido no hay censura; es una censura económica”. Asimismo, reflexionó sobre la democracia que tenemos en la actualidad, “una democracia dirigida por la economía”. “Hay que dejar participar a la gente joven y a las mujeres en la política porque puedan cambiar el mundo”, subrayó el cineasta ganador de varios Óscars.

A la pregunta: ¿Qué pudor hay que tener como director? Costa-Gavras respondió que se trata de un problema ético  permanente: “Las imágenes tienen otra fuerza distinta a las palabras”. Igualmente, quiso señalar que ante este dilema, él emplea  en sus películas metáforas fuertes. En el cierre de esta fructífera charla, Costa- Gavras manifestó que hay que luchar contra la autocensura y ser personal. Quiso dejar claro que un cine nacional no puede  existir si no hay voluntad política. Por ello, declaró: “Es necesario que cada Estado tenga su cine y ayudar a la producción nacional y así, el cine va a continuar”.

Beatriz Rodríguez Cuadrado

Fotografía: Daniel Antonio Aragón Fernández