906061_1079778812057097_4889337631105901808_o-1

Talento Comunicativo

Hoy, 22 de noviembre, se celebra  Talento Comunicativo en la Facultad de Ciencias de la información.  En la mesa redonda de las 11 de la mañana, investigadores del CSIC y de la UCM nos cuenta las leyes que deben seguir el comunicador científico. La ponencia la completa Pere Estupinyà, director y presentador del programa de televisión “Cazador de cerebros”, para dar su visión desde el periodismo científico.

Jesús Martínez-Frías, Investigador del Centro de Astrobiología de CSIC y Antonio Liras, Investigador de la UCM, Director del Grupo Terapias Avanzadas: genética y celular, exponen los principios fundamentales de la comunicación científica a través de las experiencias en su ámbito profesional. Ambos expertos coinciden en que,  a la hora de comunicar, no es suficiente una rigurosidad científica y un estilo claro y sencillo. Se debe tener muy en cuenta la prudencia y la veracidad.

Antonio Liras  plantea, por ejemplo, que en la comunicación de las terapias avanzadas se debe tener mucho cuidado a la hora de informar sobre un avance, ya que los pacientes están deseando conocer la solución a sus problemas. Hay que ser prudentes y medidos en las palabras para no generar falsas expectativas.

Otro de los temas tratados en la ponencia fue la importancia que tiene una comunicación de los avances científicos que aumente el interés de la población en la ciencia. Jesús Martínez Frías comenta que hay algunos campos que despiertan mayor interés en la sociedad, como la astrología. Sin embargo, a la hora de comunicar los últimos avances (haciendo referencia a las investigaciones de vida en Marte), hay que tener cuidado en no caer en la pseudociencia y perder el rigor científico.

Estupinyà aporta una visión autocrítica de la relación entre ciencia y comunicación: las personas deberían ser el centro de la comunicación, y la ciencia plantearse como la solución a sus problemas.

Elena García Armada, Ingeniera Industrial e investigadora del Centro de Automática y Robótica del CSIC-UPM, coincide con su compañero de ponencia y lo aplica a su propia experiencia como investigadora. La creación del primer exoesqueleto infantil en el CSIC para la atrofia muscular es un hallazgo muy interesante para la comunidad científica, pero ¿y para la sociedad? Al final para que un proyecto tenga el impacto deseado en los medios, debe tener una cara, una historia -nos cuenta Elena-, la gente quiere ver a las personas en el centro de los avances y todo ello implica una serie de cuestiones éticas. Aunque sea complicado, buscar la colaboración de las familias es beneficioso, ya que aporta visibilidad en los medios y es bueno para conseguir financiación de los proyectos.

Hasta aquí, los expertos nos han dado su visión sobre las leyes indiscutibles y los límites que debe respetar un buen comunicador científico. Las charlas continúan a lo largo del día con diversos temas y por la tarde se procede a la entrega de los premios Talento Comunicativo Universidad Complutense de Madrid 2016.